Follow us on instagram
Image Alt

Blog

La preparación de un editorial de moda

Los shootings de moda (o editoriales de moda) llevan detrás un trabajo de muchos días y muchas horas. Todo comienza con la inspiración (al igual que cuando diseñamos una colección), esbozando la línea general que dará cohesión a todas las fotografías. Esta inspiración normalmente está relacionada con el resto del contenido de la revista y viene impuesta por la directora de la misma (o la jefa del departamento de moda). Recogiendo las últimas tendencias o dando una nueva vida a los básicos de nuestro armario, estos shootings pretenden dar consejos o ideas a los lectores pero, al mismo tiempo, buscan maravillar a través del conjunto de la ropa, la modelo y la puesta en escena.
A menudo todo gira alrededor de una tendencia (por ejemplo: el tejido denim), pero que en otras ocasiones se llega a contar toda una historia (de desamor, de reencuentro, un viaje, etc). En nuestra labor como estilistas de moda, deberemos elaborar primero un moodboard de inspiración. Después, buscaremos en las pasarelas y los lookbook de los que dispongamos todas aquellas prendas que nos interesen para nuestro shooting. Éstas se solicitan a las agencias de comunicación (muchas de ellas cuentan con un showroom en el que se puede hacer directamente la selección), o bien, en caso de no disponer de una agencia como intermediario, al diseñador o tienda (a menudo se utilizan más elementos, como flores o mobiliario). Aquí hay que señalar que primero se hace una selección amplia para poder contar con varias opciones y, una vez nos ha llegado toda la ropa y accesorios, haremos la selección definitiva.
La elección de la modelo es también fundamental, ya que por ejemplo una chica rubia con facciones marcadas puede quedar mejor enmarcada en un editorial de inspiración Hitchcock (por ejemplo), mientras que una modelo con el pelo corto y moreno y cejas muy anchas resulta mucho más adecuada para una inspiración andrógena o futurista.
Una vez en el shooting, contaremos normalmente con unos cinco o siete looks. Si son en exteriores o en algún edificio, habrá que elegir en qué parte se fotografía cada look, al igual que a cada uno le corresponderá uno u otro maquillaje y peinado. En función del fotógrafo, los shootings pueden durar entre cinco y ocho horas. Pero, creédme: ¡se pasan volando!
Artículo escrito por:
Raquel Trejo

COMENTARIOS

  • diciembre 16, 2013

    !! se pasa volando !! porque te apasiona tu trabajo! espero que algún día recibas la recompensa!! por todo lo que llevas trabajando!! que es mucho……. nadie lo sabe mejor que tu . UN BESAZOOOOO

ESCRIBE UN COMENTARIO